Solamente comprendemos lo que podemos

“La complejidad efectiva del sistema observado tiene que ver más con las limitaciones particulares del observador que con las propiedades del sistema observado” Esta frase no es mía, pero al leerla algo en mi cerebro me ha hecho click. Durante este año he dado muchas charlas sobre impuestos, en las cuales intentaba simplificar el sistema tributario y explicar la tributación de los bienes inmuebles a través de pictogramas. En general, todos salíamos satisfechos con las explicaciones, pero algunas veces me quedaba con la duda de si lo que los participantes habían entendido era lo que yo quería transmitir. 

Los impuestos, los balances de las empresas, la contabilidad y la economía en general son muy temas muy complejos. En mi trabajo tengo la sensación de estar aprendiendo siempre y al leer esta frase he encontrado la clave: solamente aprendo lo que estoy preparada para aprender. Hay temas que para mi son demasiado complejos ahora y ni siquiera les presto atención, pero pasado un tiempo mi cerebro está preparado para ello y es entonces cuando se hacen presentes. Este exactamente es el reto: acertar cuando el interlocutor no puede manejar la complejidad y tener paciencia para explicarlo poco a poco